jueves, 18 de mayo de 2017

Estúpida esperanza que te cree ver volver sobre tus propios pasos, recordando cada rechazo y haciéndolo realidad. Donde te arrepentís de tus dichos y caes en una cuenta absurda de que lo que hiciste esta mal. Te puedo ver llegar por el mismo camino al que acudiste a mi por primera vez. Puedo ver como sin recordar nada, te acepto nuevamente. Siento al capricho más fuerte que el amor.
Esa ultima cosa que nunca perderé pero que quizás algún día deje de esperar. El peso de tu orgullo que nunca se va a caer, el mismo que no me deja pensar que un "no" va a ser siempre así. Que un "no quiero" sobrepasa cualquier intento. La caída de mi ego, de mi dignidad, de todo lo que supe hacerte creer y yo misma me dediqué a hacerlo trizas.
No puedo asegurar que te quería pero si que tenías una fuerza poderosa sobre mi. Y nuevamente el capricho, ese andar sin fin en busca de algo que me hace mal. Algo que no me corresponde, algo que no me quiere a su lado.
Tu hermosa manía de sonreír en el momento justo y hacerme creer que era posible, agarrándome a mas no poder de una cuerda que desde un principio tenía fin. Que cortaba en el momento exacto en el cual te acepté. Ese pacto que firmé con dolor. Creé una película que siempre tuvo final, y vos lo sabías, y yo no lo pude manejar.
Choqué con una pared repleta de las limitaciones que vos me ponías, con los límites que me impusiste.
Estúpida esperanza que te ve venir. Estúpida manía de pensar que siempre te diría que si.

1 comentario:

Gracias por tu comentario.